Blog de TV

Marta López, de vender su vida privada a huir de Sálvame para ocultarla

Después de dos años alejada de la televisión, Marta López se sentó el pasado viernes en Sálvame Deluxe para dejar claros los motivos que la llevaron a apartarse de las tertulias televisivas en las que ella misma participó durante tantos años. Y el motivo principal no fue otro que el miedo a la exposición de sus trapos sucios ya que, en su opinión, ningún formato expone tanto la vida privada de las personas como el de Jorge Javier Vázquez.

Marta López dejó la tele para que no hablaran de su vida (©Mediaset)

Después de haber pasado por dos realities, haber hablado de sus parejas y de sus hijos en los platós de Mediaset y mantener algunas de las discusiones más sonadas de los últimos años, la ex concursante de Gran Hermano aseguró que dejó su silla en Sálvame por miedo a que su vida privada saliese a la luz ya que por aquel entonces vivía su separación matrimonial.

[Blog: Jordi González, reemplazo de Jorge Javier en Hay una cosa que te quiero decir]

He de reconocer mi sorpresa al enterarme de los motivos que la llevaron a retirarse de la televisión, pero los entiendo perfectamente. Una cosa es que voluntariamente te expongas al juicio de la audiencia en un concurso que dura 90 días y otra muy distinta es que tu privacidad penda de un hilo, exponiéndote a que aparezca un día en el plató un amor de juventud del que no recordabas casi ni su cara. Y esto en el mejor de los casos, que siempre puede aparecer la chica que limpió en el hospital en el que han ingresado ahora a Rosa Benito y explicar su estado de salud (suena enrevesado, lo sé, pero os prometo que ha ocurrido).

[Te interesa: ¿Traicionará Telecinco a Belén Esteban?]

Haciendo un recuento de daños actuales nos encontramos a Raquel Bollo en una guerra abierta contra la ex novia de su hijo y la familia de ésta, a Belén Esteban amenazando a la cadena con su abandono si su ex marido es finalmente uno de los concursantes de la nueva edición de Supervivientes y a Kiko Matamoros lidiando con una crisis matrimonial frente a las cámaras. Y no nos olvidemos de Rosa Benito y Terelu Campos, que han tenido que pedir un descanso a los directores del programa.

Teniendo todo esto en cuenta es lógico que Marta López llamase a sus ex compañeros “valientes” por atreverse a ocupar cada tarde una silla en Sálvame, pero yo me pregunto una cosa: cuando expones hasta el último secreto delante de una cámara, ¿lo haces por valentía o es sólo una cuestión de dinero?