Cruda Realidad

’21 días porno’ sin censura

Anoche, Cuatro prometió una nueva emisión del reportaje de Samanta Villar dentro del mundo del porno cámara en ristre pero esta vez, ¡sin censura! Y, claro, yo que soy una chica muy curiosa y pelín morbosilla, decidí volver a verlo a costa de mis horitas de sueño veraniego. Y lo vi.

¿Y qué?, os preguntaréis. Bueno, pues si me permitís parafrasear a un gran filósofo contemporáneo (Chiquito de la Calzada)... ¿Cómorrrrrrrrrrrr?

¿21 días porno sin censura? ¿Qué consideran 'censura' en Cuatro? Pero si todos los genitales aparecían tapados, igual que en la primera emisión, si aquello era exactamente idéntico a lo que ya vimos hace meses, sin ningún cambio apreciable. 

No puedorrrrrrrrrrrr, que diría ese gran referente intelectual de la crítica televisiva, con la obsesión de Cuatro por timarnos una y otra vez, por prometer lo que no van a ofrecer, por jugar con nuestro inocente morbo y vendernos lo que no hay.

Después de haber visto anoche el programa no me queda otro remedio que reflexionar sobre el concepto de 'censura' que maneja Cuatro. Un concepto muy extraño y muy preocupante, que tapa y esconde; genitales en el caso del porno de Samanta, y a saber qué en otros casos futuros, cuando nos vuelvan a prometer 'sin censura'. Muchísimo cuidado.

Ver vídeo - 21 días en la industria del porno (Cuatro)