Cruda Realidad

Ariadna y Michael montan un espectáculo en 'Sálvame'

Ariadna y Michael, concursantes del último Gran Hermano, protagonizaron un escándalo en 'Sálvame' discutiendo por teléfono antes de entrar en el plató, ¡menudos son ellos dos para llamar la atención!

La pareja, que en un principio no se había mostrado demasiado implicada en ningún tipo de relación, ahora necesita más que nada en el mundo aparecer en un estado de total enamoramiento delante de las cámaras, tanto que hasta ya tienen planes de boda. ¿Es amor verdadero o solo una farsa?

Paz Padilla junto a Ariadna

[Relacionado: ¿'Sálvame' finge enfrentamientos para no perder audiencia verniega?]

Al principio de la decimotercera edición de Gran Hermano, bajo el curioso nombre de 12+1, Ariadna mostró un especial interés en Michael, aunque este tan sólo quiso mantener la relación de amistad que conservaban. Pero cuando todos se volvieron a reunir en La Revuelta, los dos compañeros de programa aparecieron como pareja muy acaramelados.

En la pasada edición de Sálvame, Ariadna mostró unas actitud distinta a la que nos tenía acostumbrados últimamente. Antes de aparecer ante las cámaras, la presentadora del programa, Paz Padilla, acudió a buscarla después de oír un tremendo griterío en la sala contigua al plató, ¡menudo show que lió la supuesta pareja!

Haz clic para abrir el contenido en una ventana nueva.

Cuando Ariadna apareció en pantalla, con la cara roja de tanto llorar, se disculpó ante Paz y ante todos los espectadores por el griterío y el barullo ocasionado. Al sentarse en su lugar, Kiko Hernández comenzó con su habitual diatriba atacando de lleno la supuesta relación en la que andan metidos.

[Relacionado: El 'jut', la nueva palabra de la Estebán]

Lo cierto es que el colaborador del programa considera que la pareja simplemente ha forzado su amor para buscar protagonismo y así ganar más tiempo ante el público. No parece que vaya desencaminado, pues ya quedó claro que Michael no tiene un pelo de tonto y a estas alturas ya se les empieza a ver el plumero, ¿no estáis de acuerdo?