Cruda Realidad

Belén Esteban: rehabilitada de su adicción y contra Jesulín

La co-presentadora de Sálvame se sentó el viernes como invitada en Sálvame Deluxe tras 180 días alejada de la pequeña pantalla por problemas personales a los que casi no quiso hacer referencia. A pesar de ello, Belén Esteban ha vuelto con el hacha de guerra alzada contra el padre de su hija, Jesús Janeiro.

Belén en plató. FB Toño Sanchís ©

Tras siete meses de ausencia, Belén llegó temblando, muy nerviosa y emocionada a Telecinco. Para su retorno triunfal, montaron una alfombra roja llena de focos al más puro estilo hollywoodiense, pero casero, made in Spain.

Los colaboradores y Jorge Javier la esperaban de pie y, de uno en uno descendiendo por la escalinata, la llenaban de piropos y buenas palabras de reencuentro. Belén está notablemente más gordita y admitió haberse sometido a un tratamiento estético para estirar su rostro mediante hilos de oro así como inyecciones en su estómago para adelgazar.

Sobre su problema con las drogas habló muy por encima los primeros minutos de intervención pero no profundizó: "Soy otra Belén Esteban, soy fuerte, luchadora. Me he sometido a un tratamiento muy fuerte, no quiero decir la palabra pero supongo que ya sabéis de qué va. Problemas de adicciones que ahora ya no existen. Hago tratamiento semanal con análisis de sangre. Belén Esteban está limpia por dentro y por fuera".

La 'princesa del pueblo' afirma sentirse pletórica y más feliz que nunca gracias a su hija Andrea y a sus amigos íntimos: “me han sacado de un túnel que no tenía salida, ahora tengo todo lo que quiero. Antes no era persona, tenía una vida de mierda.”

En todos estos meses Belén ha hecho autocrítica y admite haber sido “soberbia y haber culpado a otra gente de mis errores”. De su ex, Fran Álvarez, no ha querido hablar aunque sí ha hecho hincapié en que es una mujer renovada y que tiene sus “rollitos de verano en Benidorm. Me he liberado, antes era muy antigua sexualmente y ahora tengo hasta mis juguetitos. El patito feo se ha vuelto cisne y que se jodan los que no están a mi lado para disfrutarlo ya”.

La Esteban dedicó gran parte de su entrevista a arremeter contra el padre de su hija, Jesulín, contra Maria José Campanario y contra la familia de ésta. Dice que ha vuelto con ganas de hablar y que no se va a callar ni va a mentir nunca más pero, ¿no está ya muy sobado el culebrón de Jesulín? ¿Es necesario hacer una reaparición para ponerle verde de nuevo en vez de centrarse en sí misma? ¿Creéis que Belén está ya desintoxicada y, como dice, preparada para volver a la tele? ¡Contadme!