Cruda Realidad

El sketch que indignó a la realeza británica

Todos conocemos el irónico, visual y mítico humor del programa 'Saturday Night Live', pero parece ser que sus gags no hacen tanta gracia en las altas esferas. Que se lo pregunten a Kate Middleton, Camilla Parker o la mismísima Reina Isabel, que han mostrado su enfado con una de las últimas parodias del programa.

Los temas de actualidad siempre son recurrentes a la hora de hacer humor, y obviamente el embarazo de Kate no iba a ser menos. En un reciente sketch humorístico del popular programa, se nos presenta una surrealista escena en la que el ginecólogo de la princesa recibe a un experto en protocolo enviado por la monarquía británica para saber cómo debe tratar al futuro heredero cuando Middleton de a luz.

[Vídeo: Estas navidades Paco León parodió a la cantante Rosario]

Pues bien, el ‘experto’ le comenta al doctor que cuando el bebé nazca, en el caso de que lleve sombrero, deberá esperar a que el pequeño le salude para hacer lo propio. Bill Hader, que interpreta al ginecólogo, le pregunta "pero, ¿y si yo no llevo sombrero?” a lo que el protocolario le responde: ”Si el pequeño lleva sombrero, le sugiero que usted consiga uno”.

El embarazo de Kate en SNL

Otro de los diálogos hilarantes de la escena es cuando el experto le da la siguiente instrucción al ginecólogo: “Usted no lo saque, no tire de él. Espere a que el bebé tienda su mano desde dentro. Si no la tiende, entonces espere a que se deslice hacia fuera (de la vagina) para acompañarle”.

Sinceramente, es divertido. Pero claro, ya sabemos que algunas personalidades son muy delicadas cuando son parodiadas. El sketch acaba con la Reina Isabel abierta de piernas en la camilla de parto, cosa que no le ha sentado nada bien. Así como a Camilla Parker no le ha hecho gracia que digan que “su ruta de acceso, por la edad, es sólo accesible a través de un puente levadizo el cual está custodiado por un duende que antes te hace responder una adivinanza”. ¡Homenaje a Monty Python y todo! ¿Qué más puede pedir Camilla?

Bromas aparte, aunque hablando de SNL es difícil no hacerlas; el drama en torno al suicidio de la enfermera de Kate quizás no deja un panorama como para hacer humor sobre su embarazo pero son muchos los que consideran que el gag es entretenido y no ofensivo. Además, por lo visto, las ‘señoras Reales’ están enfadadas hasta con Paul McCartney que, el pobre, fue invitado al programa el mismo día que se hizo la parodia, ¡cómo si él tuviese culpa de algo!

¿Os parece desmedido su enfado? ¿Es para tanto el gag? ¡Contadme!