Cruda Realidad

Entrevista al Rey: Palabras estudiadas y poco profundas

El Rey Don Juan Carlos I ha otorgado una entrevista al mítico periodista Jesús Hermida con motivo de su 75 cumpleaños o, siendo sinceros, con motivo del declive de su figura y la desilusión actual respecto a la monarquía de nuestro país.

El Rey junto a Herminda en la Zarzuela

Bajo el pretexto de su aniversario y tras doce años sin conceder una entrevista, el monarca se ha sentado a recibir a Hermida en su despacho de la Zarzuela, vestido de traje pero muy ‘campechano’ frente a frente con el entrevistador.

De fondo, la foto del príncipe y de Letizia llamaba la atención por estar estratégicamente colocada de cara a la cámara pero, en fin, no esperaba nada casual puesto que, obviamente, en esta charla grabada y editada, todo estaba más que pactado al milímetro.

Sólo iniciar la charla y a pesar de su aspecto hinchado y frágil, el Rey insistía en que “estoy lleno de energía, en buena forma y con la ilusión de afrontar los retos que tenemos por delante.”

Durante toda la entrevista, no se hizo alusión directa ni a la sucesión de Felipe, ni a temas concretos, sólo a conceptos tan genéricos como la libertad, el terrorismo, la solidaridad y “la generación de la libertad”, definida así por el Rey, que englobaba la de su quinta, también de la de Hermida, claro.

Don Juan Carlos tenía claros los términos que quería usar durante su diálogo de 20 minutos con el periodista y los repetía sin cesar hasta que él mismo se percató y se hizo eco de sus constantes repeticiones. En resumen, definió el país como: “Una España moderna, democrática y solidaria” pero que aun debe aprender sobre “igualdad, justicia y vertebración del Estado”.

El mayor orgullo de su Majestad es “haber cumplido siempre como español y como Rey de todos los españoles durante todo mi reinado.” Lo que más le preocupa es “la falta de trabajo que lleva a millones de familias a vivir sin dignidad y (aquí si enfatizó el tono sintiéndose afectado) el hecho de que los jóvenes se vayan del país a buscar trabajo y oportunidades fuera.”

Sobre la crisis comentó que ‘hay mucha fuerza para salir adelante” y, aunque sin hacer alusión directa a Cataluña (porque se le tirarían al cuello) sí dijo que: “Las intransigencias políticas que conllevan maximalismos, esas políticas rupturistas no nos convienen nada, hay que ir todos a un futuro y a una misma idea”.

Sin hacer alusión a Urdangarín, ni al declive de la imagen de la familia Real, sí fue preguntado por Felipe al que calificó de ‘bendición del cielo. Un hombre con gran honestidad intelectual, muy preparado, trabajador y leal a mí.”

Concluyendo, una entrevista muy light más para ‘demostrar’ su buena salud y su presencia al mando de la monarquía que para realmente solventar y debatir los grandes problemas que tiene España y en consecuencia nosotros, los españoles. ¿Qué os pareció? ¿Un diálogo positivo o un paripé?