Cruda Realidad

Lo que no viste de la entrevista al Rey

La entrevista de Jesús Hermida al Rey Don Juan Carlos ha traído mucha cola como era de esperar. A día de hoy es la intervención mediática más comentada y, a la vez, la más criticada pero, ¿qué secretos depara todavía esta ‘charla’ demasiado amistosa con su Majestad?

La entrevista más criticada

En la ‘cara A’ de la entrevista, la que se emitió en directo; ya vimos lo que había. Muchas palabras estudiadas y ningún tema profundo ni crítico a tratar. También encontramos a un retirado y acomodado Jesús Hermida haciéndole casi acto de servidumbre al Rey, pero lo que no se vio ahora ha sido destapado por los mismos portavoces de la Casa Real en un (supongo) amago por mantener la supuesta naturalidad de Don Juan Carlos.

Por lo visto, el monarca no se sentía tan espontáneo y relajado como nos quisieron hacer creer durante la emisión y tuvo que “repetir las respuestas que le habían salido mal hasta tres y cuatro veces” según redacta El País. Además, las interminables parrafadas de Hermida para formular las preguntas, daban lugar a respuestas cortas y escuetas, produciéndose así el efecto inverso al que se desea cuando entrevistas a alguien.

[Te puede interesar: Los grandes fracasos televisivos de 2012]

Para 20 minutos de entrevista, el Rey y el ex periodista pasaron una hora sentados cara a cara sonriéndose y como si aquella charla fuera un paseo por la verde pradera. El reloj de la pared del despacho de Zarzuela, donde hicieron el encuentro televisado, así lo atestigua.

En dicho despacho sólo estuvieron presentes el Rey, su maquilladora, Hermida y el realizador, nadie más. Después hubo tres miembros de RTVE en el control de cámaras pero ya fuera de la estancia.

[Relacionado: La entrevista al Rey, líder de audiencia por los pelos]

A raíz de su aparición tras 12 años sin ser entrevistado, son muchas las críticas recibidas. Pilar Eire ha dicho públicamente que “no le ha hecho ningún bien a la monarquia este encuentro” mientras que José Bono ha afirmado que “El Rey es mucho más valioso, más humano, nada divino”. Por su parte, Peñafiel dijo ayer en ‘Sálvame’ que el hecho de no tratar los temas que de verdad tenían que ser tratados (Urdangarín, la crisis, las infantas, Botswana…) hace que el pueblo esté enfadado y con razón. También afirmó que “las cosas con azúcar, a veces salen peor. O te metes en el barro o no te metes, pero a medias nunca”. Y no le falta razón.