Aída de la Cruz: "Vestirme de época me motiva muchísimo para actuar"

Aída de la Cruz, nuevo personaje de El secreto de Puente Viejo, ha llegado a la serie de la sobremesa de Antena 3 con muchas ganas de hacerse notar en el pueblo.

Aída de la Cruz: "Vestirme de época me motiva muchísimo para actuar"

Aída de la Cruz, nuevo personaje de El secreto de Puente Viejo, ha llegado a la serie de la sobremesa de Antena 3 con muchas ganas de hacerse notar en el pueblo.

Aída de la Cruz, Candela Mendizábal en la serie de la sobremesa de Antena 3, El secreto de Puente Viejo, habla de su incorporación al "culebrón" de la cadena de Planeta. Su personaje, que monta una confiería, se convertirá en la confidente "más dulce" del pueblo.

¿Cómo es tu personaje?

Mi personaje, Candela, es una persona buena y muy dulce. Es una mujer luchadora que escapa de un pasado muy malo y que guarda, como todos los habitantes de Puente Viejo, un secreto que no voy a desvelar. Pero Candela aprende que con el optimismo puede llegar a donde ella quiera. Llega al pueblo y abre una repostería, para endulzar la vida de los demás, pero no solo con magdalenas y bizcochos, sino también con su empatía y su capacidad de escucha. Va a desempeñar un papel importante como confidente de todo el pueblo, alguien con el que todo el mundo se va a sentir a gusto.

¿El hecho de que le cuenten todas las cosas va a suponer que Candela se convierta en una chismosa?

En absoluto, no es una cotilla, es una persona con capacidad de escucha que da buenos consejos. Como ella ha sufrido antes puede entender los problemas de los demás, pero es una persona muy discreta.

¿Qué circunstancias la llevan a Puente Viejo?

Escapar de su pasado. Es una persona que pasa una temporada de aquí para allá, es una mujer de ciudad que decide irse a un pueblo para montar su negocio, aquello que siempre deseo hacer.

¿Candela monta una repostería pero, a ti que tal se te da?

Fatal, pero estoy aprendiendo a amasar con la ayuda de los vídeos colgados en internet. Yo no soy buena cocinera, pero en cambio se escuchar.

¿Candela es un personaje con conflictos?

Candela sabe lo que quiere y va a intentar conseguirlo. No lo va a tener nada fácil, a pesar que va a tener el apoyo de mucha gente, de casi todo el pueblo, porque es una persona que se hace querer. En principio ella huye de su pasado y cree que lo tiene resuelto, que es una historia acabada, pero eso nunca se sabe.

¿Con qué habitantes de Puente Viejo va a tener más relación Candela?

Todos van a ir a la Confitería, que va a ser el punto de encuentro de todos los habitantes de Puente Viejo. Un sitio donde la gente se encuentra muy a gusto y además huele bien. Hay una persona que les escucha y es atenta y cariñosa, ¿que más se puede pedir? Se va a hacer muy amiga de Emilia, va a tener buena relación con Gonzalo, Tristán y Rosario. Las mejores relaciones serán con las mujeres que son las que van a comprar a la Confitería.

¿Cómo te ves con el look de 1919 ?

Estupendamente, ¡me encanta! Pensaba que no, porque con las piernas tan cortas que tengo, me imaginaba que las faldas no me iban a quedar bien, pero al contrario. Me veo bien y me hace mucha ilusión. Además es tremendamente positivo y beneficioso para encarnar un personaje que no eres tú y que es tan distinta. El vestuario te ayuda a moverte y a hablar de otra manera.

¿Y como llevas el lenguaje de la época?

Afortunadamente está muy bien escrito. Lo llevo de la forma más natural posible. Con el tiempo, me han comentado que lo incorporas a tu vocabulario y lo sientes y piensas de esa manera de esa manera. Está bien escrito, te puedes permitir alguna licencia, o consultar con el guionista. Realmente no es algo que me preocupe excesivamente. Si está bien escrito y todo está en su sitio, sale natural.

¿Entiendes que el rigor histórico se supedite a lo que es la trama?

Esto siempre me ha hecho mucha rabia. Creo que depende mucho del producto que quieren hacer. Tiene que ser algo equilibrado, tiene que hacerse entretenido, tiene que hacerse emocionante, tiene que gustar a la mayor franja posible de público. Yo creo que el rigor histórico no es lo más importante. Evidentemente es un marco y ahora con este salto de tiempo hay cambios, hay unos cambios modernos, económicos y sociales, pero tiene que ser un marco, porque si no la mayoría de las cosas que pasan en estas series no pasarían.

¿Impresiona ser los nuevos de una serie con cierta audiencia?

Supone un reto, por supuesto. Llevo muy bien los retos por que me encantan. Es una serie que tiene una trayectoria, que lleva un año y medio de rodaje. Los compañeros ya están con el personaje muy rodado y muy trabajado. Tú te tienes que poner un poco a la altura. Hay presión, pero no miedo, tenemos ganas de hacerlo lo mejor posible.