Miriam Reyes habla por fin alto y claro sobre su enfermedad

Miriam Reyes habla por fin alto y claro sobre su enfermedad

Vanity Fair se ha hecho eco de un caso especialmente delicado. Su protagonista no es otra que Miriam Reyes, una miss que se hizo muy conocida en los 90 como presentadora de televisión. ¿Qué enfermedad padece?

En 1995, en pleno apogeo de su carrera, los médicos diagnosticaron a Miriam el síndrome de Cushing, que le hizo engordar más de 20 kilos en solo seis meses y le provocó heridas en la cara y en el cuerpo.

[Relacionado: ¿Faltó Tiziano Ferro a la final de La Voz por culpa de una depresión?]

Por si fuera poco, la tinerfeña ha perdido gran parte de la visión, tiene el cuello deformado y sufre problemas de articulaciones. Debido a su estado, desde 2008 se ha retirado de la vida pública. Su última entrevista televisiva se la concedió a Jaime Cantizano en DEC, el extinto programa rosa de Antena 3.

"No me importa que escribas sobre esta recaída pero quiero que incluyas que sigo luchando y que estoy feliz y doy gracias porque mis hijos y marido están bien", contaba la rubia a la revista en una conversación telefónica.

[También te puede interesar: Belén Esteban confiesa sus adicciones a golpe de talonario]

El pasado 3 de enero Sálvame hablaba de la salud de Miriam, fichada por Don Algodón allá por los noventa y estrella de Telecinco y de Antena 3 en sus principios después de ser finalista en Miss España 1992. Ninguno de sus colaboradores daba crédito al vuelco que había dado su prometedora vida.

Sea como fuere, ella insiste en que su espíritu de lucha sigue muy vivo. "Hace poco empezaron otra vez: no me cicatrizan las heridas, me hincho, me dan taquicardias, sufro debilidad muscular... Pero lo llevo adelante, soy muy optimista. A ver si los resultados son un poco mejores y me encuentro en unas condiciones más estabilizadas y si quieres en un futuro hasta nos podemos ver en persona, pero ahora no", aseguraba.

[Y además... El hermano menor de los mellizos "tróspidos" murió poco después de su final]

Actualmente Miriam, madre de dos niños de 11 y 13 años, ingiere una "fuerte medicación" para sobrellevar su enfermedad y se ha trasladado a su isla natal, donde reina una mayor tranquilidad. "Creo que el cariño y el amor de los tuyos son fundamentales. Tengo mis días de bajones pero enseguida cambio el chip. Me tomo todo esto como una lección porque se aprenden muchas cosas de las enfermedades", añadía. ¿No os parece un ejemplo?